miércoles, 14 de junio de 2017

STS UD 11/05/2017 (Rec. 1921/2015): SUCESIÓN DE CONTRATAS. EL RÉGIMEN DE RESPONSABILIDADES DEL ART. 44.3 ET SE APLICA A TODAS ELLAS


PONENTE:  ARASTEY SAHÚN
Sucesión de contratas: deudas salariales de la empresa saliente que, a su vez, ha adquirido de una contratista anterior. Responsabilidad de todas las contratistas que se sucedieron sin liquidar aquellas deudas
ACCESO EN: STS  2202/2017

* FUNDAMENTO DE DERECHO TERCERO:

1. La admisión por parte de la empresa recurrente de que se habría producido una sucesión en la plantilla de los trabajadores de la primera contratista a la que resulta de aplicación el art. 44.3 ET supone la aceptación de su propia responsabilidad. Precisamente lo que el recurso sostiene es que, en virtud de dicho precepto legal, la responsabilidad se extiende también a la empresa que resultó la última de las adjudicatarias de la contrata. Esto es, se acepta que la obligación para ésta proviene de la existencia de sucesión empresarial, siendo la recurrente la empresa cedente.
2. Partiendo de tales premisas, debemos compartir la opinión del Ministerio Fiscal que, a su vez, es coincidente con el criterio seguido por la sentencia de contraste.
Ciertamente, la concurrencia del fenómeno de la sucesión empresarial obliga a sostener que la empresa cesionaria ha de asumir las deudas salariales de la cedente, sin que pueda excluirse de tal obligación aquéllas que, a su vez, hubieran sido adquiridas de una cedente anterior. Nada permite afirmar que la única responsabilidad sea la de la empleadora final. Por el contrario, con el traspaso ésta asumió todos los compromisos que la cedente tenía con los trabajadores que son transferidos, entre ellos los de carácter salarial, fuere cual fuere el origen de los débitos.
Si la deuda salarial generada por la primera de las contratistas persistía, se debió a que no había sido satisfecha ni por aquélla ni por la segunda cesionaria, pese a estar esta igualmente obligada a su satisfacción, fuere cual fuera la duración del periodo en que ocupó la posición de empleadora de los trabajadores cedidos.
Para la siguiente cesionaria, el traspaso de empresa implicó la asunción de todas las obligaciones pendientes de cumplimiento y, por ello, no se ajusta a Derecho la conclusión alcanzada por la sentencia recurrida que exonera a la última de las contratistas con el fundamento de que la ahora recurrente no generó nuevo débito. Lo relevante, al efecto, es la persistencia de esa obligación incumplida y, por ende, el mantenimiento del derecho de los trabajadores a ver abonados los salarios ya devengados.

3. En suma, es la sentencia de contraste la que contiene la doctrina correcta al incluir en la condena a todas las contratistas sucesivas y, por ello, el recurso debe ser estimado en este extremo, para revocar en parte la sentencia recurrida y condenar, tal y como se pide, a la empresa Colegio Marpe Altavista de modo solidario con el resto de las codemandadas, manteniendo los demás pronunciamientos dictados”.