viernes, 7 de abril de 2017

STS 09/03/2017 (Rec. 135/2016): EL TS RECUERDA SU DOCTRINA EN MATERIA DE DOBLES ESCALAS SALARIALES, CON ESPECIAL MENCIÓN RESPECTO AL TRATO DIFERENCIADO DE LA ANTIGÜEDAD


PONENTE: ARASTEY SAHÚN
Desigualdad de trato: diferencias retributivas según la fecha de adquisición de la condición de fijo en la empresa. Impugnación del convenio colectivo de empresa (Bebidas Gaseosas del Noroeste, SA -BEGANO-): nulidad de la cláusula que establece una doble escala. El complemento de antigüedad se mantiene y se regula de forma dinámica hacia el futuro
ACCESO EN: STS  1122/2017

FUNDAMENTOS JURÍDICOS SEGUNDO Y TERCERO
SEGUNDO.- 1. El segundo de los motivos del recurso se destina a la denuncia de infracción del art. 14 de la Constitución (CE) y del art. 1282 del Código Civil (CC).
Se niega así que el art. 16 del Convenio colectivo, cuyo párrafo segundo ha sido declarado nulo por la sentencia de instancia, sea contrario al principio de igualdad de trato porque, a su juicio, no provoca una situación de "doble escala salarial" y porque, además y en todo caso, existe una justificación objetiva y razonable en la medida en que se ha producido una conversión de empleo eventual en empleo fijo.
2. Siguiendo las doctrina sentadas en las STC 171/1989 , 119/2002 y 27/2004, la jurisprudencia de esta Sala IV del Tribunal ha mantenido una postura contraria a admitir que el convenio colectivo pueda establecer diferencias retributivas entre los trabajadores basadas exclusivamente en la circunstancia de la fecha de ingreso en la empresa, «... a menos que tales diferencias sean razonables, objetivas, equitativas y proporcionadas».
El convenio colectivo, como instrumento de regulación insertado en el Ordenamiento jurídico, está facultado para establecer determinadas diferencias en función de las particulares circunstancias concurrentes en cada caso, pero, en principio, está desprovista de toda fundamentación razonable la inclusión en el convenio colectivo de diferencias salariales en atención únicamente a la fecha de la contratación (STS/4ª de 27 septiembre 2007 - rec. 37/2006 -, 18 junio y 11 noviembre 2010 - rec. 152/2009 y 153/2009 , respectivamente-, 12 noviembre 2013 -rcud. 62/2013 -, 21 octubre 2014 -rec. 308/2013 -, 29 noviembre 2015 -rec. 304/2014 - y 11 julio 2016 -rec. 193/2015 -).
En congruencia con ello, hemos rechazado que existiera un trato desigual contrario a Derecho en aquellos supuestos en que la desigualdad retributiva era paralela a diferencias en otras condiciones, características o aspectos de la prestación de los trabajadores comparados (así, STS/4ª de 17 enero 2002 - rcud. 1204/2001 -, 13 octubre 2004 -rec. 132/2003-, 11 octubre 2011 -rec. 146/2010- y 16 enero 2012 -rec. 36/2011-).
3. Respecto de la justificación de la diferencia retributiva, hemos aceptado que pueda estar constituida por la garantía de los derechos adquiridos para los trabajadores que, de acuerdo con el régimen convencional aplicable con anterioridad, tuvieran reconocidos o en curso de reconocimiento los correspondientes conceptos. Sin embargo, esa garantía de los derechos adquiridos no se concibe de forma dinámica, como mantenimiento de un régimen jurídico que puede determinar la aplicación en el tiempo de cantidades variables o actualizadas, sino de forma estática; lo que implica que «tiene que limitarse a conservar los derechos ya reconocidos a los trabajadores en el momento en que se produce el cambio normativo, sin que se establezcan "dos regímenes de antigüedad diferentes y abiertos al futuro» (STS/4ª de 10 noviembre 2010 -rec. 140/2009 -).
Como resumíamos en la STS/4ª de 21 diciembre 2007 (rec. 1/2007), cabría admitir que a quienes ingresaron antes se les reconozca «un complemento único y no compensable por la cantidad hasta entonces cobrada y que, a partir de ese día, cobrasen igual plus de antigüedad que los de nuevo ingreso, pero lo que no es aceptable es que, a partir de determinada fecha, unos generen un plus de antigüedad por cuantía muy superior al que generan otros trabajando el mismo número de años». Y añadíamos que «es rechazable una cláusula de diferenciación que no se limita a conservar una determinada cuantía retributiva ya percibida, sino que instaura, sin que -se insiste- conste justificación, un cuadro doble de complemento de antigüedad con elementos de cálculo dinámicos en cada uno de sus componentes, destinados por tanto a perpetuar diferencias retributivas por el mero hecho de la fecha de ingreso en la empresa».

TERCERO.- 1. La cláusula convencional que aquí constituye el objeto de la impugnación de los demandantes - reproducida en el Hecho Probado segundo de la sentencia de instancia- distingue dos conceptos retributivos separados: el complemento personal de antigüedad y el plus de permanencia.
El único criterio para establecer el derecho a su percibo se halla en la fecha en que cada trabajador haya adquirido la condición de fijo; estableciéndose dos grupos, según haya ocurrido antes o después de 1 de enero de 2001.
2. Respecto de los más antiguos se establece un sistema de incremento retributivo por el cumplimiento de bienios y trienios que, evidentemente, implica una condición salarial que va a ir mejorando en el futuro a medida que los trabajadores cumplan con esos periodos. Por consiguiente, no estamos ante un supuesto de mantenimiento y consolidación de condiciones previas, reconocidas o adquiridas antes de determinada fecha, sino del establecimiento de una mejora salarial revalorizable con el paso del tiempo.
No se discute que tal sistema sea completamente distinto del que se establece para los trabajadores con fecha de fijeza posterior, puesto que la empresa no niega tal disparidad. Por ello, el único punto a decidir es el de la justificación, razonabilidad y proporcionalidad de la diferencia consignada en el convenio. Al efecto el recurso defiende que la cláusula convencional litigiosa se ha venido reproduciendo en sucesivos convenios colectivos desde el año 2001, que, además, está justificada por el compromiso de la empresa -ya alcanzado- de convertir los contratos temporales en indefinidos. Para la empresa el hecho de que año tras año se haya incrementado la contratación indefinida justificaría el mantenimiento de esa diferencia retributiva.
3. No indica la parte recurrente cuáles son las disposiciones del convenio en las que se plasma la alegada obligación empresarial sobre el mantenimiento de un determinado nivel de creación o consolidación de empleo. No consta tampoco en los hechos probados -ni siquiera se propone modificación al respecto- que, en efecto, se está llevando a cabo una política de contratación como la que indica. Finalmente, sus alegaciones al respecto, plasmadas en las argumentaciones del escrito de recurso, se detienen en una conversión de contratos que, además de ser mera alegación de parte exenta de constatación probatoria, se detienen en el año 2007 (añadiéndose con vaguedad: «y así sucesivamente hasta la actualidad»).
Lo único que está acreditado es lo que se indica en el Hecho Probado Cuarto, que se refiere exclusivamente a lo acontecido en el año 2001.

4. En todo caso, no alcanzamos a establecer la conexión entre los compromisos de consolidación de empleo con la creación de una ventaja retributiva como la que se plasma en el art. 16 del Convenio. Recordemos que, más allá del compromiso alcanzado en el seno de la negociación colectiva, la utilización de la contratación indefinida o temporal no es algo que pueda quedar al libre y exclusivo albedrío de la empresa. En nuestro Ordenamiento jurídico la contratación temporal es causal, y por ello, la opción de la empresa por esa posibilidad sólo se ajusta a derecho cuando se dan las especificas circunstancias que la ley establece para la celebración de un contrato de duración determinada. Como hemos dicho, la cláusula del art. 16 del convenio no se limita a mantener una diferencia retributiva entre uno y otro colectivo que pudiera pretender compensar aquel compromiso de estabilidad en el empleo, abaratando el coste salarial de los nuevos contratados, sino que ahonda, indefinidamente y con proyección de futuro, en la brecha salarial por la vía de reconocer a uno de dichos colectivos un sistema que va a ir incrementando la condición retributiva en cuestión