jueves, 6 de abril de 2017

EL TS CONTRARIO AL CRITERIO DE LA AN SOBRE REGISTRO DE JORNADA



La STS de 23 de marzo de 2017 (Rec. 81/2016) estima el recurso de Bankia contra la SAN de 04.12.2015 que, junto a otros pronunciamientos similares, había venido observando que la exigencia contenida en el artículo 35.5 ET respecto a la obligación empresarial de registro diario de horas extraordinarias. En ese sentido la AN había llegado a la conclusión que en tanto que la sobrejornada sólo puede ser determinada en función de la jornada aplicable en el período de referencia legal, convencional o contractual, dicho precepto determinaba que el mentado registro se refiriera a esta última, en tanto que "Si no fuera así, si el registro diario de la jornada solo fuera obligatorio cuando se realicen horas extraordinarias, provocaríamos un círculo vicioso, que vaciaría de contenido la institución y sus fines, puesto que el presupuesto, para que las horas extraordinarias tengan dicha consideración, es que se realicen sobre la duración máxima de la jornada de trabajo".  
Es notorio el impacto mediático que esa doctrina comportó, especialmente desde determinadas sensibilidades iuslaboralistas (a lo que cabe añadir la actuación que ha venido siguiendo posteriormente la Inspección de Trabajo y Seguridad Social)
En su sentencia el TS no comporte la argumentación de la AN, al considerar que la obligación del art. 35.5 ET sólo se limita a las propias horas extraordinarias y no a las jornadas totales en los respectivos períodos de referencia, aunque matizando "Cierto que de "lege ferenda" convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias, pero de "lege data" esa obligación no existe por ahora y los Tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control horario, mediante una condena genérica, que obligará, necesariamente, a negociar con los sindicatos el sistema a implantar, por cuanto, no se trata, simplemente, de registrar la entrada y salida, sino el desarrollo de la jornada efectiva de trabajo con las múltiples variantes que supone la existencia de distintas jornadas, el trabajo fuera del centro de trabajo y, en su caso, la distribución irregular de la jornada a lo largo del año, cuando se pacte".
El criterio mayoritario del TS no es compartido, sin embargo, por varios magistrados y magistradas que formulan tres votos particulares distintos.

ACCESO A LA SENTENCIA (PDF)

COMUNICADO DE LA UNIÓN PROGRESISTA DE INSPECTORES DE TRABAJO