viernes, 17 de marzo de 2017

STS UD 24/01/2017 (Rec. 38/2016): INEXISTENTE DERECHO A LA REPOSICIÓN DE LA PRESTACIÓN DE DESEMPLEO TRAS PREVIA SUSPENSIÓN CUANDO LA EXTINCIÓN CONTRACTUAL OBEDECE A UNA EXTINCIÓN POR MOVILIDAD GEOGRÁFICA Y NO A DESPIDO


PONENTE: BLASCO PELLICER
Prestación de desempleo contributiva. Derecho a la reposición de prestaciones cuando el contrato se extingue tras un período de suspensión acordado en un expediente de regulación de empleo. La extinción que se produce como consecuencia de no aceptar un traslado se asimila a los supuestos legalmente previstos dado que la movilidad geográfica adoptada lo fue en el marco de un plan de reestructuración empresarial, al tratarse de una medida equiparable al despido por causa no imputable al trabajador. Reitera doctrina STS de 18 de mayo de 2016 (rcud. 2919/2014)

FUNDAMENTO JURÍDICO TERCERO
1.- El problema debatido ya ha sido resuelto respecto de un caso exactamente igual al presente en la misma empresa y en el que se invocó la misma sentencia de contraste por nuestra STS de 18 de mayo de 2016, rec. 2919/2014 , a cuyo criterio hay que estar por elementales razones de seguridad jurídica e igualdad en la aplicación de la ley. Tal criterio, dadas las circunstancias concurrentes, fue el de entender que la solución jurídicamente correcta es la sustentada en la sentencia recurrida.
2.- Las razones que avalaron dicha conclusión fueron las siguientes:
En primer lugar, aunque en una interpretación ajustada a la literalidad del precepto -que no es rechazable con carácter general-, la concreta extinción contractual del trabajador ahora demandante no se ha articulado por los estrictos cauces de los arts. 51 y /o 52.c) ET ; también es cierto que, reiteramos, en el presente caso, la extinción contractual acaecida por la vía del rechazo a la movilidad geográfica es dable enmarcarla en el contexto de toda una serie de medidas de flexibilidad interna y externa afectantes a una reestructuración empresarial global por causas organizativas y productivas, incluso pactadas. Por lo que en dicho contexto, de identidad de causas y única finalidad de las diversas medidas, es dable interpretar que la concreta inclusión en unas u otras medidas asumiendo los trabajadores su aplicación incide directamente en el mayor o menor grado en que deban aplicarse las restantes medidas establecidas para lograr el único resultado final pretendido de la viabilidad empresarial, como se detalla con precisión en la sentencia recurrida.
En segundo lugar, hay que tener en cuenta la finalidad última de la norma cuestionada ( art. 3 Ley 27/2009, de 30 de diciembre ), tendente a evitar que el trabajador que sufre las medidas de suspensión temporal previa de su contrato de trabajo tenga que soportar con cargo a sus prestaciones por desempleo la reducción de ingresos que padece durante dicho periodo previo y minorando dicha carga al posibilitar que sí con posterioridad y por las mismas causas objetivas resulta extinguido su contrato de trabajo, deba ser repuesto su derecho a la prestación por desempleo consumida durante un periodo previo de suspensión temporal con el límite máximo de 180 días, -como muy gráficamente se proclama en el título del precepto " Reposición del derecho a la prestación por desempleo"-, dentro de los límites legales.
En tercer lugar, corrobora esta interpretación, desde otro aspecto, el que el propio legislador al tratar de los despidos colectivos interrelacione todos estos tipos de extinciones contractuales acaecidas durante un determinado periodo temporal de referencia establecido ("por iniciativa del empresario en virtud de otros motivos no inherentes a la persona del trabajador" - art. 51.1.V ET ), computándolas todas ellas unitariamente a los efectos de la determinación de los umbrales por debajo de los cuales no existe la obligación de ajustarse al procedimiento de despido colectivo; con lo que se evidencia que deben conceptuarse como "despidos" las extinciones contractuales, como ahora acontece, derivadas de una modificación unilateral introducida por el empresario en un elemento esencial del contrato de trabajo por motivos no inherentes a la persona del trabajador (entre otras, modificación sustancial de condiciones de trabajo o movilidad geográfica).
3.- Además, nuestra sentencia entendió que para la solución del caso debía tenerse en cuenta, también, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en especial la que se refiere a la interpretación de los conceptos de "despido" y de "extinciones de contrato asimiladas al despido", que corrobora la conclusión anteriormente expuesta.
En este sentido, la STJUE 11-noviembre-2015 ( C-422/14 , Pujante Rivera vs. Gestora Clubs Dir, S.L. y FGS), incluye en el concepto de "despido" ex art. 1.1.a) de la Directiva 98/59/CE la extinción contractual derivada de una modificación unilateral introducida por el empresario en un elemento esencial del contrato de trabajo por motivos no inherentes a la persona del trabajador; declarando, entre otros extremos, que:
a) el concepto de "despido" en la Directiva 98/59, atendido al objetivo perseguido por la misma y al contexto en que se integra, "este concepto debe interpretarse en el sentido de que engloba cualquier extinción del contrato de trabajo no deseada por el trabajador y, en consecuencia, sin su consentimiento (sentencias Comisión/Portugal [TJCE 2004, 376] , C-55/02 , ..., y Agorastoudis y otros [TJCE 2006, 235] , C-187/05 a C-190/05 ...) ";
b) de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia se desprende que los despidos se distinguen de las extinciones del contrato de trabajo, que, en las condiciones mencionadas en el artículo 1, apartado 1, último párrafo, de la Directiva 98/59 , se equiparan a los despidos por falta de consentimiento del trabajador (sentencia Comisión/Portugal [TJCE 2004, 376] , C-55/02 ...) a efectos del cálculo del número de despidos se asimilarán a los despidos las extinciones del contrato de trabajo producidos por iniciativa de empresario en base a uno o varios motivos no inherentes a la persona de los trabajadores, siempre y cuando los despidos sean al menos 5 ";
c) " En cuanto al asunto principal, dado que fue la trabajadora la que solicitó la extinción del contrato de trabajo con arreglo al artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores , podría entenderse, a primera vista, que accedió a esta ruptura. No obstante, no es menos cierto que ..., el origen de la extinción de esa relación de trabajo es la modificación unilateral introducida por el empresario en un elemento esencial del contrato de trabajo por motivos no inherentes a la persona de la trabajadora ";
d) el concepto de "despido" en la Directiva 98/59 "condiciona directamente la aplicación de la protección y de los derechos que esta Directiva otorga a los trabajadores. Dicho concepto, por tanto, tiene una repercusión inmediata en las cargas que esta protección supone. Así pues, cualquier normativa nacional o interpretación de dicho concepto que llevase a considerar que, en una situación como la debatida en el litigio principal, la rescisión del contrato de trabajo no es un despido, en el sentido de la Directiva 98/59, alteraría el ámbito de aplicación de dicha Directiva y la privaría así de su plena eficacia (véase, en este sentido, la sentencia Confédération générale du travail y otros [TJCE 2007, 14] , C-385/05 ...) "; y
e) se concluye que "La Directiva 98/59 ... debe interpretarse en el sentido de que el hecho de que un empresario proceda, unilateralmente y en perjuicio del trabajador, a una modificación sustancial de elementos esenciales del contrato de trabajo por motivos no inherentes a la persona del trabajador queda comprendido en el concepto de «despido» utilizado en el artículo 1, apartado 1, párrafo primero, letra a), de dicha Directiva.