domingo, 29 de enero de 2017

STEDH 17/01/2016. Caso J. y otros c. Austria

RESUMEN: PROHIBICIÓN DE TRABAJO FORZOSO (ART.4 CEDH), PROHIBICIÓN DE TRATOS INHUMANOS O DEGRADANTES (ART.3 CEDH). INEXISTENCIA DE VULNERACIÓN. 

El asunto se refiere a una investigación desarrollada por las autoridades austriacas de una denuncia de trata de seres humanos. En concreto, dos filipinos, que habían ido a trabajar a los Emiratos árabes unidos, como empleados ou pair en una casa alegaban que sus empresarios les habían quitado su pasaporte y les habían explotado, y que les habían tratado de esta forma durante una corta estancia en Viena, a donde les habían llevado. En Viena, finalmente, consiguieron escaparse. Acto seguido, interpusieron una querella criminal en Austria contra sus empleadores. Las autoridades se consideraron incompetentes para conocer de las infracciones cometidas según los querellantes en el extranjero, y rechazaron la denuncia por lo que había ocurrido en Austria. Ante el Tribunal, los demandantes alegaron concretamente que lo que les había ocurrido en Austria no podía considerarse aisladamente y que las autoridades austriacas tenían conforme al derecho internacional la obligación de investigar sobre lo ocurrido en le extranjero. 

El TEDH considera que la CEDH no impone a Austria la investigación sobre la contratación de los demadantes en Filipinas ni sobre sus alegaciones según las cuales habían sido explotados en los Emiratos Arabes Unidos, puesto que el art. 4 no exige que los Estados que establezcan una competencia universal en mateira de trata de seres humanos cometida en el extranjero. 

En lo que atañe a lo sucedido en Austria, el TEDH considera que las autoridades han tomado todas las medidas que razonablemente estaban a su alcance en las circunstancias del caso. Los demandantes, asistidos por una ONG subvencionada por el Estado, han sido atendidos por policías especialmente formados y han recibido un permiso de residencia y trabajo regularizando su situación en Austria. Para protegerlos, se prohíbe divulgar sus informaciones personales. De otro lado, la investigación llevada a cabo sobre lo relativo a su estancia en Viena ha sido suficiente, teniendo en cuenta los hechos y las pruebas disponibles y la conclusión a que han llegado las autoridades es razonable. 

Si se hubieran tomado en este caso otras medidas, como interrogar a los empleadores sobre las acusaciones formuladas contra ellos, estas medidas no habrían tenido perspectiva razonable alguna de éxito: de un lado, no existía Tratado alguno de auxilio judicial entre Austria y los Emiratos Arabes Unidos, y por otro lado, los demandantes no se dirigieron a la policía sino un año después de los hechos, momento en que los empleadores habían abandonado hacía ya tiempo el país. 

El TEDH considera que no hay vulneración ni del art 3 ni del art.4 CEDH.

SENTENCIA –en inglés- ACCESIBLE EN: http://hudoc.echr.coe.int/eng?i=001-170388